César García

Introduction.

Simon Gawesworth, inspiring and mentor of César García, a pioneer in Spey Casting Tuition in Spain.

César García adapted Bob Pauli’s Spey Casting Booklet into Spanish, giving his personal viewpoint to which for him is a passion; the Spey casting.

César is a well known fly fisher amongst the Spanish fishing community and a pioneer in fly casting tuition in Spain. He has more than thirty years of experience in studying and teaching all fly and Spey casting disciplines, styles and their evolution with single and double handed rods.

Fly casting is more than a fishing tool for César; it’s a sport in itself, and has brought him to develop his own casting styles and to adapt lines and rod profiles.

César is currently a team member, consultant and dealer of LTS-Fly Fishing in Spain. He also collaborates with Lax-á Angling Club giving tuition and advice to its Spanish customers and runs the first fly casting and fishing school “Spey made in Spain” as qualified fly casting and fishing instructor.

César is a truly passionate salmon fly fisherman. Is a specialist in pike, trout and ciprinids fly fishing, and holds multiple trophies in European waters.

His nickname “Hispánica” comes from the name of his own salmon fly pattern creation which appears in “The World’s Best Flies”, a salmon fly book edited by North Atlantic Salmon Fund (NASF).

Presentación.

Simon Gawesworth, inspirador y mentor de César García, pionero en la enseñanza del lanzado Spey en España.

César García -traductor al español del Manual de Lanzado Spey de Bob Pauli y Simon Gawesworth-, ofrece su personal punto de vista de lo que para él es una pasión; el lanzado Spey o Spey casting.

Reconocido pescador español con más de treinta años de experiencia en el estudio y enseñanza de las distintas disciplinas, estilos y evolución del lanzado con mosca y el lanzado Spey con cañas de una y dos manos.

El lanzado con mosca ha sido siempre para César algo más que una mera herramienta de pesca; supone para él un deporte y una pasión en sí mismo que le ha llevado a desarrollar estilos propios y a adaptar perfiles y características de líneas, cañas y materiales.

César pertenece actualmente al equipo de LTS- Fly Fishing como consultor y su distribuidor en España,  y colabora con Lax-á Angling Club atendiendo a sus clientes como instructor cualificado de su Escuela de Pesca y Lanzado, “Spey made in Spain”.

César es un verdadero apasionado por la pesca del salmón con mosca, pero también lo es de la del lucio y ciprínidos, teniendo en su haber algunos importantes trofeos en aguas europeas.

Su apodo “Hispánica” proviene del nombre de una mosca de salmón de su propia creación que aparece en el libro de moscas de salmón “The World’s Best Flies” editado por  North Atlantic Salmon Fund (NASF).

Entrevista completa de la web Vadeando.com a César García:

http://www.vadeando.com/entrevistas/perfiles/cesar_garcia_instructor_lanzado_spey.html

La entrevista puede leerse a continuación mientras la web de Vadeando.com no esté operativa.

César García, pescador e instructor de lanzado con mosca.

César García es un pescador e instructor de pesca y lanzado vallisoletano que, tal como él mismo dice, “es pescador desde que nació”. Su pasión por llegar al fondo de las cosas le ha llevado a desarrollar algunas técnicas de lanzado con mosca tan personales como eficaces, y su profesión, relacionada con la química, le ha revelado buena parte de los secretos sobre líneas y otros materiales.

Después de no pocos años de investigación en soledad (César es un pescador casi totalmente autodidacta), decidió salir a la luz y compartir muchos de sus valiosos conocimientos, primero en algunos foros de Internet bajo el seudónimo de “Hispánica”, y desde 2010 a través de la página web creada por él mismo: Spey Made in Spain (www.speymadeinspain.com), donde es presentado por su mentor, el famoso pescador e instructor internacional del lanzado Spey, Simon Gawesworth.

Es autor de una excelente adaptación al español del Manual de Lanzado Spey con caña de dos manos de Bob Pauli, un manual de libre acceso en su página web. Es igualmente un experto consultor sobre equipos y materiales diversos de pesca, e imparte regularmente cursos de estrategias de pesca y de lanzado ―Spey casting― a los pescadores de salmón que quieren iniciarse en la pesca con mosca de este pez, o que desean mejorar su técnica.

El prestigio de César García, tanto dentro de nuestro país como fuera de nuestras fronteras, hace doblemente interesante esta entrevista que ha concedido para los visitantes de Vadeando.com.

¿Dónde están tus orígenes como pescador?

Me siento pescador desde que nací allá por el año 1959, a pesar de que lo que me inculcaron en la infancia fue el acecho de las patirrojas por las duras laderas y páramos de mi Castilla natal. Los cercanos ciprínidos, y después las truchas y lucios de las provincias limítrofes, han ocupado mis primeros años de pesca.

¿Qué te trae mejor recuerdo: tu primera trucha o tu primer salmón?
Indudablemente el primer salmón con mosca y con caña de dos manos, lance del que puedo recordar hasta el más mínimo detalle.

¿Qué tiene el salmón para haberte enganchado a su pesca, siendo un pez de ríos costeros y viviendo tú en el interior?
Para ser más explícito, es en concreto la pesca del salmón con mosca la que, como a mí, ha cautivado desde los inicios de esta modalidad en la antigua época victoriana a generaciones de pescadores de cualquier condición y origen. Es difícil de describir; una vez capturado el primer salmón con mosca, se crea ya un arraigado vínculo permanente, a veces obsesivo, y tan enigmático como ese halo de misterio que rodea a la vida y el comportamiento de este fantástico pez. Creo que todos los pescadores de salmón con mosca sienten algo parecido.

¿Cuándo te iniciaste en la pesca del salmón?

Empecé a interesarme por su pesca en la década de los 90, en la que hice mi bautismo con los salmones king y sockeye en un primer viaje a la isla de Kodiak, en Alaska. Fue una arriesgada aventura por libre, descendiendo por un río lleno de peces y de osos con la caña en una mano y la escopeta en la otra. Opino que la pesca de aquellas especies no es comparable a las sensaciones que procura la del salmón atlántico.

¿Cuántas horas has tenido que dedicar al río para llegar a tu nivel actual?
Si te refieres a los conocimientos y práctica de lanzado, reconozco que son cientos de horas las que he pasado adiestrándome y ensayando multitud de equipos, casi siempre con los pies en el agua por ser lo más representativo, y otras en contacto con instructores y pescadores de diferentes países.
Estoy ahora preparado para la obtención del THCI, que es la cualificación internacional de instructor de lanzado con cañas de dos manos, pero únicamente como satisfacción propia, porque no me dedico profesionalmente a estas cosas que tampoco se valoran demasiado en nuestro país.
En cuanto a la pesca en sí, creo que es una actividad que no debería medirse por niveles de competencia, destreza o resultados. Encuentro más racional valorar las satisfacciones, el disfrute y la libertad que a cada uno le proporciona.

La fe es fundamental para poder pescar algún salmón. ¿Es eso tan cierto como dicen?
Yo diría que la vida de un verdadero pescador de salmón con mosca puede ser tan sacrificada, que además de la fe necesita tener el resto de las virtudes teologales y cardinales que nos enseñaban en el catecismo.

¿Podrías proponer cuatro recomendaciones esenciales para alguien que quiere comenzar a pescar salmón con mosca, pero no tiene ni idea de por dónde empezar?
1º.- Que no malgaste el dinero en equipo alguno hasta que alguien con suficiente experiencia le recomiende qué es lo más apropiado para sus necesidades.
2º.- La ayuda de instructores y guías cualificados es un valioso ahorro de tiempo y frustraciones en el aprendizaje del lanzado, técnicas y estrategias de pesca.
3º.- Todos podemos siempre aprender algo de los demás pescadores, sobre todo de los más veteranos.
4º.- Que nunca olvide que la paciencia y la práctica son imprescindibles.

¿Qué es lo que nunca debe hacer un pescador de salmón la primera vez que va de pesca?
Yo le recomendaría que no lance demasiado lejos al principio, que sea sigiloso al entrar en el río y que no hostigue las posturas.

¿Es aconsejable asistir a un curso de lanzado con caña de dos manos para comenzar a pescar el salmón con mosca?
La pesca del salmón con mosca y el lanzado Spey no son patrimonio exclusivo de las cañas de dos manos, como alguna gente cree. Se puede abordar también esta pesca con cañas de una mano, utilizando igualmente el lanzado Spey y todas sus variantes. Estos equipos ligeros se usan con frecuencia en ríos de pequeño porte, en verano con caudales mermados, o también cuando practicamos la pesca en superficie con moscas secas o haciendo riffling hitch.
Pero es indudable que tienen muchas más ventajas las cañas de dos manos en una mayoría de circunstancias para este tipo de pesca. Su mayor longitud ayuda a cubrir más agua y a alcanzar superiores distancias con menos esfuerzo. También se dominan mejor los reposicionados de línea necesarios para una correcta deriva de la mosca. Por lo tanto, me parece imprescindible instruirse en su uso.

¿Por qué se hace prácticamente indispensable el lance Spey en la pesca del salmón?
El lanzado Spey tiene muchas ventajas; entre ellas los grandes cambios de dirección posibles con un solo movimiento o dos a lo sumo, sin necesidad de falsos lances. Pero su mayor ventaja es que a diferencia de un lance tradicional sobre la cabeza, no necesitas un gran espacio detrás para extender la línea. Esto te permite situar la mosca a la distancia necesaria y en la acción de pesca adecuada desde orillas frondosas o con obstáculos.

Para el salmón, ¿imitación o presentación?
No cabe duda de que en la pesca del salmón la mosca puede llegar a convertirse en un elemento de escasa relevancia en comparación con la importancia que tiene una adecuada presentación. Y cuando hablamos de presentación me refiero a las tácticas de verdadera provocación que este pez requiere para desatar sus instintos agresivos.

¿Pescas normalmente salmón en Galicia? ¿Qué te parece su gestión?
Apenas puedo pescar el salmón en Galicia debido a la falta de tiempo, por la distancia que me separa desde Castilla. Algunos de sus cauces salmoneros me parecen fascinantes y les encuentro un encanto único y diferente al de todos los demás ríos que he conocido. Creo que si tuviera los peces suficientes, el Eo, por sus características y entorno podría considerarse como uno de los ríos salmoneros de pequeño porte más seductores de Europa.
Sé que hay en vuestra comunidad gestores de pesca concienciados que trabajan con gran iniciativa y que conocen muy bien la problemática actual del salmón, no sólo en Galicia sino en toda la zona internacional de influencia atlántica de este pez. Y me apenan las limitaciones de carácter político y comercial con que se encuentran a veces para desarrollar su cometido en mutua colaboración con regiones y países vecinos. Confío en que impere la sensatez y se vayan tomando todas las medidas que requiere la comprometida situación actual del salmón. Con ese incierto futuro y los escasos peces que entran en nuestros ríos ibéricos, los pescadores extranjeros me dicen siempre que no entienden nuestra falta de restricciones o de pesca sin muerte imperativa.

¿Qué opinas del río Miño?
Me unen algunos lazos familiares con el Bajo Miño, y tanto los pescadores profesionales como los deportivos me han dicho que a pesar de todas las barrabasadas que sufre por las dos orillas, este gran río tiene un potencial increíble de recuperación, y podría sorprendernos si le ayudáramos un poco.

¿Es necesario salir de España para pescar?
Desafortunadamente sí en el caso del salmón, si lo que quieres es tener ciertas garantías en cuanto a capturas, o buscas peces de mayor tamaño. Aunque en la pesca del salmón nunca se puede garantizar nada, ni siquiera en los destinos más caros y codiciados. Pescar salmones con mosca en nuestro país no resulta misión imposible –aunque casi lo es-, pero hay que ser muy afortunado en ciertos aspectos y dedicar mucho tiempo, del que no todos los pescadores disponen. Algunos viajes a países lejanos pueden resultar incómodos y duros, y desalentadores cuando las condiciones no son buenas o los peces no pican. En esos momentos echas de menos poder pescar cerca de casa, disfrutando de una buena fabada, del cocido montañés o de la auténtica ternera gallega, y te imaginas un desafiante Narcea, un indómito Asón o un sosegado Ulla repletos de salmones.

¿Qué diferencias hay entre pescar salmón en España y hacerlo en otros países?
Es innegable que cuando uno sale fuera de España a pescar, no lo hace por conocer otras gentes, culturas diferentes o nuevos paisajes, o al menos no lo hace al principio.
Claramente buscamos las sensaciones que procuran las capturas de los peces que por desgracia aquí no tenemos, pero con el tiempo y una mínima sensibilidad, uno empieza a disfrutar también con todo lo demás.
Hay un dicho que reza que, al principio, te vale con pescar cualquier pez; luego quieres pescar muchos peces; después buscas pescar el más grande, y al final lo único que quieres es sólo estar pescando.

¿En cuántos países distintos has estado pescando salmón?

Acostumbro a pegar en mi tubo de transporte de cañas aquellas banderas de los países en los que he pescado, y creo que había nueve la última vez que las conté. Aunque la de Suecia no tiene nada que ver con el salmón, ya que fue una escapada a los grandes lucios del Báltico, cuya pesca es otra de mis pasiones. Y ahora que lo pienso, quizá también debería pegar la bandera portuguesa porque, a veces, hay que lanzar muy largo desde vuestras orillas gallegas del Baixo Miño…

… ¿y cuáles fueron tus mayores logros?

No siempre las mayores capturas son las que te reportan los mejores recuerdos. En la pesca de salmón, los twenty pounders o salmones de más de veinte libras son la primera meta importante que todos soñamos alcanzar. Yo he tenido la suerte de coger algunas capturas de ese porte en ríos rusos y noruegos, y también la gran fortuna de sobrepasar la meta siguiente con un precioso pez fresco de más de treinta libras. Entrar en el posterior y muy selecto club de las capturas de más de cuarenta libras es ya un sueño para el que hay que pescar en el río adecuado y tener aún mucha más suerte.

¿Has pescado en algún río mítico?
Con esfuerzo, fortuna y algo menos de cartera, he podido lanzar mis moscas en algunos ríos famosos y desafiantes. El Karluk en Alaska; el Ponoi, el Krivetz y el Umba en Rusia; el Gaula en Noruega; el Dee en Escocia; el Simojoki en Finlandia, y los Rangá, Blandá y Stora Laxá en Islandia. Sin olvidar nuestros bonitos pero desdichados ríos ibéricos.

¿Cuál es tu viaje soñado?
Pues a cualquier lugar en el que haya un precioso río con unos pocos peces y algunos buenos amigos para compartir nuestra pasión. No obstante, el famoso Alta noruego, el Cascapedia de Canadá o el ruso Kharlovka siempre están en mi mente.

… ¿ y cuál es el viaje que nunca harías?
Quizá algún día no muy lejano a nuestros propios ríos, ya estériles por la desidia y el egoísmo humano.

Desde el punto de vista de que el viaje de pesca va a colmar tus pretensiones, ¿consideras, en general, excesivo el precio de los viajes de pesca?
Los viajes de pesca tienen su precio en función de la categoría del destino según sus estadísticas de capturas y tamaños, de la época en que se pesca y de los posibles complementos o hasta suntuosidades que pueda ofrecer. Todos viajamos pensando en colmar nuestras expectativas independientemente del presupuesto invertido. Un destino económico puede darnos alguna alegría imprevista, al igual que uno más costoso un inesperado fiasco. Pero un verdadero pescador que conozca las veleidades de la pesca del salmón, debe ser tan capaz de disfrutar con los éxitos como de afrontar los duros fracasos sean donde fueren.

Compara el coste de un fin de semana de pesca de salmón en Asturias con otro en algún afamado destino europeo.
A modo de comparación, una jornada de pesca en verano en el reputado tramo Lower Crathes del Dee escocés cuesta 90 libras con guía incluido. Los gastos que me supone desplazarme un fin de semana a pescar un coto salmonero en Asturias, donde probablemente no pesque nada, son tres veces superiores. Pero, claro, unas sidras en compañía de los buenos amigos son impagables.

Durante tus viajes de pesca, ¿cuántos peces has podido clavar en un día, en relación a lo que puedes pescar en Asturias?
Recuerdo una mañana de 14 salmones en el Rangá Oeste, y eso que fue compartiendo caña. Fueron seis días escasos de pesca muy divertida. Entre el West y el Blandá capturé cincuenta peces. Para llegar a estas cifras en nuestros ríos en su estado actual, habría que pescar probablemente toda una vida.

¿Por qué tu colaboración con la agencia islandesa de pesca LAX-Á, y no con otras empresas españolas?
Bueno, tampoco conozco demasiadas empresas españolas especialistas en viajes de pesca de salmón y con tantos destinos y experiencia. He viajado con Lax-á desde hace años, y su profesionalidad me animó a colaborar con ellos atendiendo a sus clientes en instrucción de pesca y lanzado.

y… ¿cuándo diste ese gran salto hacia la instrucción de pesca y lanzado? ¿Es un asunto vocacional?

Siempre he disfrutado profundizando en el fascinante mundo del lanzado con mosca, jugando y descubriendo sus ilimitadas posibilidades. Cuando hace unos años me propusieron ejercer como instructor de Spey casting, nunca pensé que me iba a ver tan desbordado por la demanda de cursos de enseñanza que estoy teniendo.
Reconozco que me satisface mucho ver cómo mis alumnos progresan y afianzan su confianza y seguridad en base a los conocimientos que trato de transmitirles. Quizá ello entonces sea un signo vocacional, tal como apuntas.

Todos sabemos que el salmón es un pez muy vulnerable. ¿Quién debe decidir sobre su conservación: el pescador individual, las asociaciones, la prensa o la administración?
Creo que un técnico capaz y versado en la materia, realista, sin condicionamientos de tipo alguno y que además sea pescador de salmón, podría ser la elección más acertada. Pero díganselo a los políticos.

El futuro del salmón en España, ¿es tan negro como lo pintan algunos, o aún hay esperanza? ¿Qué deberíamos cambiar para que mejorara?
Cuando países con unas poblaciones de peces inmensamente superiores a las nuestras llevan ya años tomando severas medidas restrictivas de pesca y de protección, probablemente en España deberíamos haber empezado por vedar un tiempo nuestros ríos. O al menos implantar la pesca sin muerte como ayuda a la recuperación del salmón.
Aunque el problema del ciclo vital del salmón atlántico es complejo y no sólo de índole biológica, sino económica y sociológica a nivel internacional, siempre hay esperanzas. Pero para mejorar debemos cambiar nuestra conciencia y educación. Por eso es meritorio todo el trabajo que está realizando la NASF al promover la conservación del salmón en los océanos y en los ríos, por lo que aprovecho para animar a todos los pescadores a que apoyen a esta organización que vela como nadie por la supervivencia de nuestros salmones de hoy y de mañana.

Ya que la has mencionado, ¿qué te parece la pesca sin muerte?
No me considero un integrista a ultranza de la pesca sin muerte, pero a poco sentido común que se tenga, y si queremos preservar lo escaso que nos queda en nuestros ríos, me parece un despropósito seguir matando truchas y una verdadera locura sacrificar un solo salmón. Pero existe hambre de vanidad más que de peces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s